09.09.2019 |

Emprendimientos asesorados por INITIUM obtuvieron Capital Semilla ANDE

Cambiame, Bjorn Watches, La Quinta Gama y Kinetik recibieron fondos por $640.000 para impulsar sus proyectos

Initium, el centro de liderazgo, emprendimientos e innovación de la Universidad de Montevideo asesora a emprendedores en el proceso de postulación al Capital Semilla ANDE. Primero, los emprendimientos pasan por un proceso de selección, luego, son orientados durante tres meses en la elaboración del plan de negocios y el plan de trabajo que se presenta a ANDE. También se planifica la manera de hacer crecer el emprendimiento y se define la utilización de los fondos. Una vez seleccionados para recibir los $U 640.000 de Capital Semilla, Initium les asigna un tutor que hace el seguimiento mensual en la administración del dinero recibido y los desafíos que se presenten a lo largo del año de proyecto.

En 2018 fueron cuatro los emprendimientos mentoreados por Initium que recibieron Capital Semilla ANDE: Cambiame, Bjorn Watches, La Quinta Gama y Kinetik. Los dos primeros están integrados por graduados de la Facultad de Ciencias Empresariales y Economía de la UM (FCEE) que, en la siguiente entrevista, hablan sobre sus proyectos:

Cambiame

Emprendedores: Matías Poggio (graduado FCEE, CPA Ferrere), Ruben Marquardt (consultora MC2), Delmiro Costa (consultora MC2).

¿En qué consiste el proyecto?

Es una plataforma digital que elimina los intermediarios físicos, creando una cotización única que guía el intercambio monetario entre personas. Se basa en tres pilares: seguridad, una cotización única y un ahorro frente al cambio de las casas de cambio y los bancos. El propósito final es mejorar la experiencia de intercambio de divisas que tienen las personas. Funciona mediante una app en www.cambiame.uy, que puede ser utilizada en cualquier dispositivo y en cualquier momento y lugar.

¿Cómo surgió la idea?

Por un lado, existen listas de mails y/o grupos de WhatsApp en los cuales familiares, amigos y conocidos realizan intercambio monetario en un ámbito de confianza y, por otro, Uruguay tiene un mercado doméstico dolarizado. Este panorama nos llevó a pensar una forma distinta de hacer lo que el modelo tradicional de casas de cambio hace. El proyecto surge para evitar sus ineficiencias, como tener que hacer largas colas, la inseguridad para las personas, y las cotizaciones de pizarra elevadas y de distintos precios.

¿Cómo participó Initium en el proceso de desarrollo de la idea?

En 2017 lanzamos una beta de la aplicación que nos permitió validar la idea; esta beta oficiaba solo de contacto entre personas y nos permitió avanzar en las definiciones técnicas y de negocio futuras. En 2018, a modo de mejorar las oportunidades comerciales, presentamos la idea en Initium. Por intermedio de este Centro nos postulamos al Capital Semilla ANDE y fuimos seleccionados recibiendo un apoyo de USD 20.000 para consolidar el proyecto, lo que estamos haciendo en este 2019.

¿El proyecto ya está funcionando? ¿Qué expectativas tienen a futuro?

Lanzamos la aplicación en julio de 2019, disponible en http://cambiame.uy. Desde entonces venimos creciendo en usuarios y transacciones, esperamos llegar, después de un año, a 1200 usuarios, cifra que pensamos duplicar anualmente.

En cuanto a funcionalidades, estamos pensando el modelo para incorporar nuevas monedas a intercambiar, diferentes a $ y USD. Para lo que, por otra parte, estamos trabajando con tres estudiantes de la UM en el marco del ILAB. A su vez, estamos explorando el ámbito regulatorio argentino, que sería nuestro país de expansión natural, dado que tiene muchas similitudes con Uruguay, en cuanto a la economía dolarizada e intercambio frecuente de monedas.

 

Bjorn Watches

Emprendedores: Jerónimo Acosta (graduado FCEE), Alejandro González (graduado FCEE) y Tomás Monti (Universidad de Pittsburgh).

¿En qué consiste el proyecto?

Bjorn es una marca de relojes unisex de mayas intercambiables. Todos nuestros relojes son versátiles, vienen con seis mayas diferentes para que hombres y mujeres puedan vestirse según la ocasión, ya que consideramos que los relojes son accesorios de moda.

Hasta el momento, el nivel de ventas es mayor en el mercado local, pero hemos logrado alcanzar treinta países. Lo hacemos a través de las redes sociales (Instagram preferentemente), nuestro propio e-commerce con el que llegamos a todo el mundo mediante envíos gratuitos, y también tenemos puntos de venta: los locales de Más Infinito (Carrasco, Pocitos y Manantiales) y Gron Punta del Este.

¿Cómo surgió la idea?

Antes de la idea nace el equipo: nos conocimos los tres en Estados Unidos, cuando realizamos un intercambio en la Universidad de Pittsburgh. Desarrollamos una gran amistad que nos llevó a decir “empecemos un proyecto juntos”, porque a pesar de tener perfiles diferentes, nos complementábamos muy bien.

Vimos diferentes ideas hasta que nos topamos con la industria de los relojes, principalmente porque Tomás los colecciona y es un maníaco de la estética y el diseño. Al investigar la industria, nos dimos cuenta de que tenía unos niveles de mark up muy altos: se venden productos muy caros con costos de producción muy bajos. Pero lo que más nos molestaba era la imposibilidad de los jóvenes de acceder a un reloj de calidad por 100 dólares o tener más de uno. Entonces, Bjorn nace con la idea de reinventar la industria de los relojes, de bajar ese mark up y generar un producto competitivo en precio y calidad, con la versatilidad de tener más de un reloj en uno, a través de las mayas intercambiables. Por ejemplo, la mayoría de los relojes con precios similares a los nuestros no son sumergibles, es decir, son 3 ATM, mientras que los Bjorn son 10 ATM, significa que pueden ser sumergidos hasta diez metros debajo del agua.

¿Cómo participó Initium en el proceso de desarrollo de la idea?

Initium nos ayudó a bajar a tierra el proyecto y a organizarnos, porque somos un grupo de personas con ideas medio locas, con demasiadas ambiciones. Además, nos brindaron herramientas muy buenas para postularnos y obtener el Capital Semilla ANDE, también a la hora de hacer el seguimiento, por ejemplo, nos asignaron un mentor.

El primer año, el más duro, pusimos muy poco dinero de parte nuestra. Lo suficiente para hacer una muestra que nos sirviera de MBP y lo suficiente para filmar un video que nos permitió presentarnos en Kickstarter para juntar fondos y salir al mercado. Después recibimos el subsidio de ANDE, con el que pudimos consolidarnos y aumentar nuestra participación dentro del negocio, porque pudimos financiar a un socio full time, e incorporar personal. En ese proceso las ventas fueron ingresando y tuvimos la oportunidad de realizar una segunda campaña de Kickstarter.

Continuar leyendo:

Kickstarter: mucho más que una red de financiamiento

Emprendedores apoyados por Initium participaron del MVDValley

Emprendimiento mentoreado por Initium participó del Elevator Day