26.12.2017 |

Silicon Valley: la cultura del networking continuo

Apoyados por Initium, Romina Dominzain y Luis Gurméndez viajaron a Stanford para participar del reencuentro del programa University Innovation Fellows y nutrirse de la experiencia de profesionales de varias empresas

El tren hacia Menlo Park (California) había partido hacia pocos minutos. Durante la espera, se le acercó un chico que había escuchado el diálogo. “¿Querés ir a tomar una cerveza?”. Un poco sorprendido por la invitación, Luis Gurméndez contestó que sí y contó que “el chico resultó ser un genio que estudió en Berkeley”. Tomando una cerveza surgieron experiencias, proyectos, emprendimientos y oportunidades. Una cultura que podría definirse como una forma de trabajo marcada por el networking espontáneo y continuo. “Porque en la conexión se da la magia”, explicó Romina Dominzain.

Romina Dominzain estudió Ingeniería Civil en la UM y trabaja actualmente en Initium. Luis Gurméndez es alumno de Ingeniería en Informática. Ambos formaron parte, a comienzos de este año, del primer grupo de alumnos de la UM que participó del programa University Innovation Fellows (UIF) de la Universidad de Stanford. El 15 de noviembre viajaron nuevamente a Silicon Valley para concurrir al reencuentro de fellows, junto a 300 estudiantes de universidades de todo el mundo.

El fin del viaje era asistir a las actividades organizadas por la universidad, enfocadas en mejorar la capacidad innovadora; generar contactos en Stanford y Silicon Valley; y preparar el viaje de los alumnos de la UM seleccionados para participar de la próxima edición del programa UIF en marzo. Durante los casi diez días que estuvieron en EEUU hicieron todo eso, pero descubrieron que lo más enriquecedor eran las conversaciones con estudiantes y profesionales del lugar. En especial, latinoamericanos y uruguayos, algunos de ellos ex alumnos de la UM. Por esa razón, el próximo viaje de alumnos tendrá ese enfoque: aprender de la experiencia de otros.

La red de fellows del UIF es una ventana abierta para compartir y recibir experiencia. Dominzain y Gurméndez contaron que casi todos los estudiantes que participaron del UIF siguen en contacto a través de un grupo de Facebook en donde continuamente se publican artículos, charlas TED, libros y oportunidades laborales, que muchas veces son la invitación a participar en un emprendimiento propio. 

Durante el viaje estuvieron, además, en la Universidad de Berkeley, Twitter, PayPal, GitHub, el laboratorio de tecnología Biocurious y el museo de la ciencia Exploratorium. En cada uno de esos lugares, encontraron a personas dispuestas a contarles lo que han hecho en su vida laboral y establecer vínculos. “Estos contactos nos generaron más contactos para que los chicos en marzo puedan conocer muchos más lugares y personas”, dijo Dominzain.

En Stanford, trabajaron en problemas reales que ayudan a potenciar la creatividad e innovación. La alumni de FIUM contó que el suyo consistió en diseñar una solución para una fundación que ayuda a niños con Sarcoma de Edwin. El desafío fue un planteo de Pandora (una empresa similar a Spotify) y la banda Manchester Orchestra.

Para resolver el problema, podía usar Pandora y la base de datos de fans de Manchester Orchestra. Con eso, comenzó su trabajo, en el que la creatividad no es sinónimo de improvisación, sino consecuencia de una lógica propia y muy pensada: “Todas las metodologías en Stanford son muy guiadas. Empezás con una pregunta y tenés otra pregunta que te hace generar ideas y reflexión. Comenzás a trabajar en un concepto y te enseñan cómo mostrarlo, cómo presentarlo, qué puntos hacer”.

De la presentación de Power Point a la realidad

Initium tiene el objetivo de difundir la cultura de empendedurismo e innovación en la UM. Para esto, Dominzain contó que desde su creación se han organizado distintas actividades, como los cursos “Creatividad e innovación”, “Iniciativa emprendedora”, “Improvisación”, “Liderazgo”, “Emprendimientos sociales” y “Empresas con sentido”, que busca fomentar el emprendedurismo social.

En 2017, surgieron el “ILab” o “Programa de Innovación corporativa” y el “Programa de innovación”. Además, promovieron la participación de alumnos en la Semana Global Emprendedora, la Mega Experiencia Endeavor y el Rally de Innovación, en el que un grupo de la UM obtuvo el primer puesto a nivel internacional.

Para 2018, el departamento prevé el desarrollo de “Startup 01”, un espacio en donde los estudiantes podrán trabajar en un emprendimiento que quieran poner en marcha. “Lo que busca es que en un semestre un alumno pueda llevar su idea hasta el papel y del papel a la acción, armar su modelo de negocio y presentar algo tangible y real a un instrumento de apoyo nacional: que salga del Power Point final y se convierta en algo real”, contó.

Sumado a esto, Gurmendez indicó que quieren trabajar en la forma en que los alumnos organizan eventos: “Venir a la universidad no es solo venir a clase, aprendés también por otras cosas”. Sobre esto, Dominzain remarcó que la proactividad es algo muy valorado en el mercado laboral. “Participar en actividades para estudiantes lideradas por otros estudiantes es enriquecedor, aprendés un montón y sirve. Por eso, desde Initium queremos crear una red interna de fellows capaces de generar impacto en la universidad y el mundo”, agregó.